Cómo desinfectar tu hogar para prevenir las enfermedades de verano



Las altas temperaturas propias del verano favorecen el desarrollo de ciertas enfermedades, específicamente las relacionadas con microorganismos patógenos (bacterias, virus y hongos), causantes del pie de atleta o de intoxicaciones alimentarias que terminan en diarreas o vómitos, entre muchas otras afecciones.

En verano, además, hay más insectos y mosquitos que en cualquier otra época, lo que aumenta la probabilidad de sufrir picaduras. En general, es una estación que debe afrontarse con sumo cuidado, ya que, a mayor temperatura, menor será el tiempo que necesitan las bacterias para reproducirse.

Muchas de estas enfermedades, sin embargo, se pueden prevenir con higiene y métodos de desinfección en casa. Lavar y desinfectar los alimentos antes de consumirlos, así como utilizar tablas diferentes para picar carnes y verduras, por ejemplo, permite reducir el riesgo de padecer alguna afección gastrointestinal.

El cuidado de tu salud comienza en el hogar: es el espacio más importante de los seres humanos y es, asimismo, el refugio del mundo exterior. Pero también es un escenario propicio para infecciones gastrointestinales, respiratorias y de la piel. Sí, el contagio de estas enfermedades no solamente se produce en la calle sino también en casa.

Estudios realizados por Unicef señalan que los hogares en los que se practican rutinas de limpieza y desinfección consiguen frenar a virus, hongos y gérmenes, y reducen el riesgo de contraer enfermedades como gripe, pie de atleta y gastritis, entre otras. Solo la combinación de limpieza y desinfección eliminará los gérmenes patógenos que hacen vida en el hogar.

La constancia, sumada al uso de productos con amplio espectro de acción y plenamente certificados, serán las claves del éxito de cualquier estrategia de prevención de enfermedades. Lográ una desinfección completa y alcanzá una mejor calidad de vida para vos y tu familia con estos consejos:




  1. Evitá intoxicaciones alimentarias con buenas prácticas en la cocina

La primera regla es lavar las frutas y las verduras que ingresen a la cocina, un espacio ideal para la proliferación de bacterias. Los expertos recomiendan desinfectarlas con lavandina, independientemente de que su cáscara sea comestible o no, para prevenir infecciones y enfermedades gastrointestinales. Buscá las instrucciones de uso de tu lavandina para conocer cuál es la cantidad necesaria para desinfectar frutas y verduras.

Es importante, asimismo, mantener limpias y desinfectadas las tablas de picar los alimentos. Se deben tener, al menos, dos tablas: una para picar carnes y otra para verduras. Ello evitará la contaminación cruzada.

Tras haber consumido los alimentos, elimina inmediatamente los restos de comida y escurre muy bien para evitar la humedad y el desarrollo de gérmenes. Recordá lavar y desinfectar diariamente los utensilios de cocina, así como reemplazar cada cierto tiempo los trapos y las esponjas que utilizas para secar y limpiar.

Por último, no olvides limpiar a fondo la bacha luego de lavar los platos, incluso el grifo.


  1. Limpiá a fondo la bañadera para detener la proliferación de hongos

Aun cuando el inodoro es uno de los principales caldos de cultivo de bacterias y sus enfermedades asociadas, nada se compara con la bañadera, según el Centro para la Higiene y la Salud en el Hogar y la Comunidad, de la Universidad Simmons, en Boston.

Elizabeth Scoot, codirectora de este centro, comparó las bacterias que encontró en las bañaderas con las de los contenedores de basura: las bacterias del baño causan más infecciones que las de la basura. Por eso se recomienda limpiar y desinfectar la bañadera con la misma frecuencia con que se limpia el inodoro.

Esto no quiere decir que no haya riesgos con el inodoro, que almacena gran cantidad de bacterias fecales y que suele desinfectarse con un chorro de lavandina en la parte superior. A ello le debe seguir una limpieza con cepillo y unos minutos de reposo, para que el desinfectante actúe.

De igual forma, ventilá el espacio para acabar con la humedad. De lo contrario terminará siendo caldo de cultivo de bacterias, hongos y gérmenes.


  1. Eliminá objetos que puedan acumular agua

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el dengue es la enfermedad transmitida por mosquitos de más rápida expansión en el mundo, con alrededor de 400 millones de infecciones cada año.

El repunte de casos por dengue ocurre en verano, porque el calor y la humedad crean un ambiente propicio para la reproducción del mosquito transmisor, el Aedes Aegypti. Por esto, en estas fechas debes redoblar las medidas preventivas y eliminar posibles criaderos.

Si posees floreros en casa, deberás cambiarles frecuentemente el agua, así como vaciar el colector de agua del aire acondicionado, como primera medida.

Seguidamente, desechá objetos que acumulen agua y que no uses: latas, llantas, recipientes plásticos, tachos, baldes o macetas. Si de casualidad vas a necesitar alguno de esos recipientes o tachos y los tenes al aire libre, entonces intentá mantenerlos boca abajo.

Al menos una vez a la semana, desinfecta cepillando con una solución de lavandina las paredes internas de los recipientes que acumulan agua. Esto previene la formación de los criaderos de los mosquitos que transmiten el dengue.

Estas son solo algunas de las medidas indispensables que ayudan a proteger tu salud y la de toda tu familia, pues mejoran las condiciones de higiene, limpieza y desinfección del hogar y, con ello, el bienestar de todos.

Conservar tu casa limpia y desinfectada ayuda a prevenir ciertas enfermedades. ¡Seguí estos consejos para mantener tu hogar desinfectado, libre de gérmenes y bacterias!