5 trucos para prevenir que las enfermedades respiratorias entren a tu casa

El invierno es una temporada en la que la gripe y otras enfermedades respiratorias conquistan el ambiente. Aprendé a combatirlas con estos consejos.

La gripe y en general las enfermedades respiratorias se hacen muy comunes en invierno debido, en parte, a las bajas temperaturas que se presentan y a que las personas se refugian del frío en sus casas con poca ventilación, dando paso a la acumulación de gérmenes.

Por eso es muy importante que tengas presentes estos fáciles consejos que te ayudarán a prevenir que esas molestas enfermedades lleguen a casa y contagien a tu familia. Recordá que la clave está en las rutinas de limpieza y desinfección y en los productos que uses para ese fin.

• Lavarse frecuentemente las manos

Las manos son agentes transmisores de virus y bacterias por excelencia. El hecho de estar en constante contacto con superficies y fluidos hace que reciban y almacenen microorganismos que pueden ser perjudiciales para la salud, por eso es recomendable lavar las manos frecuentemente con agua y jabón, frotando ambas caras de la mano, el área entre los dedos, debajo y alrededor de las uñas. Existen momentos clave en los que lavarse las manos es indispensable como antes de comer o manipular alimentos, luego de ir al baño, al regresar al hogar, después de toser, estornudar o sonarse la nariz. En caso de no disponer de agua y jabón, se recomienda el uso de alcohol en gel.

• Cubrirse con el antebrazo la boca y la nariz al toser o estornudar

La saliva que expulsa una persona al estornudar es portadora de virus y microorganismos. Esta sustancia puede viajar a 300 km por hora y expandirse hasta dos metros de su emisor. La mejor manera para evitar contagiar a otras personas es cubrirse la boca y la nariz con el antebrazo al estornudar o toser para que los microorganismos no tomen contacto con superficies o lleguen a otras personas. Adicionalmente, cuando te suenes la nariz, tirá los pañuelitos usados al tacho de la basura. Si tenés niños, evita que alguien contagiado te visite y en caso de ser necesario, que usen barbijo.

• Desinfectar con lavandina las superficies

Los virus y bacterias son invisibles, pueden estar incluso en superficies que parecen absolutamente limpias. Por eso es muy importante que diariamente, las superficies que más usamos, sean sometidas a una limpieza total en la que se incluya la desinfección con un producto que elimine el 99,9% de los gérmenes como lo hace la lavandina líquida Ayudín® que no solo acaba con la suciedad, también elimina bacterias y virus incluido el de la gripe. Dentro de las superficies que recomendamos que limpies con mayor atención se encuentran los picaportes, teléfonos, el control remoto, interruptores de luz, apoyabrazos, el teclado y mouse de la computadora ya que son superficies con las que tenés mayor contacto durante el día.

• Mantener ventilados los espacios de casa

Las bajas temperaturas de invierno nos obligan a cerrar puertas y ventanas, causando en casa una acumulación de bacterias y microorganismos. Por eso es muy importante que durante el día puedas establecer un tiempo determinado en el que las habitaciones y áreas comunes de casa se ventilen de manera adecuada. Así ayudarás a evitar que los virus se queden en el ambiente y causen contagios en la familia.

• Cumplir con el calendario de vacunación

La vacuna antigripal se encuentra dentro de las políticas de salud pública de la Nación, en especial para grupos de alto riesgo como mujeres embarazadas, madres de bebés menores de 6 meses, niños y niñas entre los 6 y 24 meses, adultos mayores de 65 años y personal de salud. Sin embargo es recomendable que consultes a tu médico cuándo y cómo aplicar esta vacuna a cada uno de los integrantes de la familia, así podrás ayudar a prevenir que adquieran el virus en la escuela, la facultad o el trabajo.

Tener en cuenta estas recomendaciones te ayudará a prevenir que la gripe y otras enfermedades contagiosas del invierno entren a tu casa. No te olvidés que la limpieza profunda y la desinfección es la clave para que todos los demás cuidados surtan el efecto deseado.