3 trucos de expertos para tener una casa desinfectada



Mantener la casa completamente desinfectada suele ser una de las mayores preocupaciones en el hogar. Para lidiar con esto, la clave está en la desinfección y, sobre todo, en identificar bien cuáles son esos espacios que ameritan atención. Solo así podés saber qué hacer para reforzar la higiene.

Muchas áreas del hogar son propensas a acumular gérmenes. Y lo peor es que a menudo pasan desapercibidas y, por ende, no son atendidas como debería ser. Estos microorganismos, invisibles a simple vista, pueden estar en todas partes: desde el suelo y el aire hasta en la ropa, la piel y en las cosas que utilizás a diario.

Si querés prevenir la propagación de gérmenes en el hogar, prestá atención a estos tres consejos de expertos con respecto a la limpieza y la desinfección de tu casa.


  • Limpiá y desinfectá los objetos cotidianos

Es común la preocupación por la limpieza del inodoro, por obvias razones. Pero ¿sabés que los teléfonos celulares pueden transportar diez veces más bacterias? Así lo ha asegurado Charles Gerba, microbiólogo y profesor investigador de la Universidad de Arizona. Y es que los objetos que se tocan a diario tienen más gérmenes que el propio baño.

El experto afirma que el 80% de las infecciones provienen de lo que tocamos y esto se debe a que los objetos de uso cotidiano no suelen limpiarse ni desinfectarse a menudo. Por ello, más allá de la recomendación de lavarse las manos con regularidad, es esencial limpiar correctamente elementos como el control remoto, el smartphone, los interruptores de la luz, los juguetes o el teclado de la computadora con toallitas húmedas desinfectantes o con un paño húmedo con un producto desinfectante.




  • Desinfectá la bacha de la cocina y no acumules platos sucios

A diferencia de lo que se cree, el microbiólogo Charles Gerba asegura que la cocina puede acumular más gérmenes que el baño. Y es que el inodoro, por ejemplo, se lava con regularidad, pero no así la bacha, que apenas se enjuaga, pero no se desinfecta debidamente. Hay que recordar que por ser un espacio que suele estar mojado, las bacterias presentes en las carnes crecen con mayor rapidez allí.

Como las bachas suelen ser de acero inoxidable se recomienda limpiarlos a diario con desinfectante. Si tenés uno de cerámica podés limpiarlo con una cucharada de lavandina diluida en un litro de agua. En cuanto a los platos sucios, tené en cuenta que en ellos se puede formar un caldo de cultivo de bacterias. Por ello, lo mejor es no acumularlos y lavarlos una vez que hayas terminado de comer. En caso de que no puedas, el doctor Frédéric Saldmann, autor del libro El mejor medicamento eres tú, recomienda enjuagarlos con unas gotas de lavandina para evitar el desarrollo de gérmenes y bacterias.


  • Tené cuidado con las esponjas de cocina y los paños para limpiar

Las esponjas y los paños son los mejores aliados a la hora de la limpieza. Sin embargo, dada la constante humedad a la que están sometidos, son cunas para los microbios. Y es que estas cosas se utilizan para limpiar, pero ellas en sí no suelen limpiarse, al menos no como se debería hacer.

De acuerdo con microbiólogos de la Universidad de Arizona, hasta el 60% de las esponjas que se utilizan en la cocina están contaminadas. Aseguran que puede contener virus y bacterias. La solución que se propone en este caso es la de ponerlas a secar o hervirlas a diario con agua después de cada uso.

En el caso de los paños, según el Centro del control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, lo mejor es lavarlos con frecuencia con el ciclo de agua caliente de la lavadora, mientras que las esponjas se pueden calentar en el microondas. También recomiendan el uso de toallas desechables para limpiar las superficies de la cocina.

Si tenés en cuenta estas recomendaciones de expertos podrás tener una casa más segura y desinfectada.